Me lo dijo la montaña.

China, 2019

Impulsado por el feng-shui, su principio de búsqueda de armonía y equilibrio, llevé a cabo una antigua ruta de peregrinación taoísta.

 

En el camino recopilé y acumulé pequeñas lentes geométricas de cristal a través de las cuales fotografié mi viaje desde las 5 montañas sagradas hasta las celebraciones del 70 aniversario de la fundación del PRC, República Popular de China.

 

Como espectador, me situaba ante la muralla de la compleja relación del pueblo chino con su herencia física y no física. Comencé a adentrarme en el espacio de la imagen, de los iconos y los símbolos; atravesando la masa de la repetición colectiva en busca de nuevas estructuras, en un espacio irreal y onírico.

Sumergiéndome en un universo de fractales, explorando en la alucinación y el espejismo, fui recopilando fragmentos, utilizando la fotografía para situarme en un territorio intermedio de estructuras repetidas, escondidas en lo homogéneo, de formas alienadas, de colores de celebración.